martes, 23 de septiembre de 2014

JORGE LUIS BORGES - Cuentos completos

He visto en internet este libro y se me han caído los cojones al suelo. Llevaba años y años soñando que recopilaran todos los cuentos de Borges en un único volumen y voy y me le encuentro y por solo catorce puñeteros euros (para lo que es, me parece regalado) Encuentro innecesaria una biblioteca de tres mil volúmenes al lado de esto; las obras completas de tantos otros quedan en meros experimentos de churrero comparadas con este artefacto concebido por obra y gracia de un gourmet de la palabra y el fabulador mas sorprendente e ilimitado que halla dado jamás la literatura universal (diría más, El Quijote -y mira que le adoro-, a su lado, me -recalco el "me"- parece un entremés). Todo esta aquí. El fondo mas deslumbrante y la forma mas exquisita. La ética y la estética, el asunto y el estilo, el qué y el cómo. Todo. LITERATURA, así, en mayúsculas. La calidad de pagina en su máxima expresión.
Cuentos como aquél sobre un hombre inexistente -Las ruinas circulares- que es soñado por otro hombre que a su vez es soñado por un tercero. Inolvidable. Esto es pura metafísica lírica, ladies and gentlemen. O aquél otro en que se plantea la posibilidad de que Dios no se encarnase en Cristo, sino en Judas -Tres versiones de Judas- para, eligiendo el destino mas infame y la condenación eterna, redimir definitivamente a la humanidad con el mayor de los sacrificios, al lado del cual una crucifixión queda en nada. Toma ya. Las mayores acrobacias imaginativas. Una sensibilidad única para una mente clínica (¿o al revés?), y todo ello con la palabra musical, precisa, la imagen fugaz, la figura impecable, el lenguaje que enamora. Poesía en prosa.
Si os apetece regalar/regalaros un libro estas navidades (mejor aún, mañana mismo) hacedme caso por una vez, coño, y aprovechad este chollazo y disfrutad como perros/as del libro total de este escritor total (asexuado, pero total) Borges es Dios y Umbral es su profeta (y Quevedo los dos juntos, que ningún dios hubo nunca mas profeta de sí mismo, pero eso son ya palabras aún más mayores)
Pd: Disculpad el entusiasmo y la tabarra, pero estoy que no me entra un piñón po'l culo. El día que la diñe quiero que me entierren con este libro y con mi camiseta de leopardo (y con un mp3 con el Zoso puesto en repeat)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.